ANSES | El sistema jubilatorio argentino, en una “crisis inducida”

15492384_10154023895320636_1088463891268181006_n

Diego García, delegado general junta interna de ATE Capital ANSES, estuvo en Radio Gráfica para explicar la situación del sistema previsional jubilatorio a partir de las modificaciones introducidas por el Gobierno nacional a lo largo del primer año de gestión. En diálogo con Úrsula Asta en Feos, Sucios y Malas, marcó: “El modelo de Estado y de seguridad social hacen a la mejora de la población”.

“El dato saliente del año es la ley de reparación histórica, la 27.260. Desde ATE Anses venimos siendo críticos de esta ley en el sentido de que se implementa una recomposición salarial para una franja de jubilados y pensionados, pero se lo hace reestructurando algunos de los pilares sobre los que se sustenta el sistema de reparto de nuestro país”, comenzó.

Y detalló, por un lado, que “se pone en juego la sustentabilidad del sistema” al referirse a la utilización que ahora se brinda al Fondo de Garantía de Sustentabilidad (FGS), que pertenece a toda la clase trabajadora. “La misma ley dice que se puede hacer uso de la rentabilidad, así como de los Fondos de Garantía de Sustentabilidad del sistema previsional argentino. Eso es preocupante porque derivaría en un desfinanciamiento del sistema en un corto plazo”, contó García.

“Es un fondo (el FGS) que tiene que ver con cubrir emergencias y luego (durante el Gobierno anterior) se le asignó una funcionalidad en términos de dinamizar la economía nacional”, marcó el delegado. Sin embargo, “la nueva ley define que hay una emergencia en materia de juicios previsionales, con lo cual habilita a echar mano al fondo de garantía”, contó. “Y esto pone en crisis al sistema tal como lo conocemos. Es una crisis inducida, porque las variables venían siendo satisfactorias en términos de cobertura ya que, por ejemplo, tenemos más del 90 por ciento de la población en edad de jubilarse percibiendo una jubilación”, sumó.

Por otro lado, se refirió a la modificación de la política de moratorias. “Una de las cosas que hace que se retroceda es la instalación de una pensión universal para adultos mayores poniendo fin a los planes de inclusión previsionales y las moratorias”, señaló. Y explicó el avance de derechos que implicaron: “Las moratorias permitieron la incorporación al sistema previsional de cerca de 3 millones 300 mil nuevos beneficiarios desde el 2005 hasta el 2015. Especialmente una inclusión de mujeres que estaban fuera de la posibilidad de estar cubiertas por una jubilación. Y, de esa manera, se reconoció principalmente la falta de aportes por evasión de las empresas empleadoras y también de la falta de reconocimiento de muchas tareas. Y al mismo tiempo, se logró acceder a un piso de jubilación mínima que tuvo sendos aumentos en los últimos 12 años, dándoles un estatus de derechos como el de los demás jubilados”.

“Esto es uno de los principales puntos de mirada del Gobierno. Esta idea de que aquel que no aportó, como si eso fuera responsabilidad entera del trabajador, hay que distinguirlo de aquel que sí lo cumplió. Entonces debe recibir una cobertura mínima que alcance a gastos básicos. Esta es la nueva pensión universal que equivalente al 80 por ciento de la jubilación mínima y que además no deriva derecho a pensión cuando el titular fallece. Es una jubilación de segunda, es similar a una pensión asistencial”, afirmó el trabajador.

Por último, Diego García contó otra modificación realizada en el marco de la reforma del sistema previsional argentino: “A esto se suma la intención de ir hacia un pilar de ahorro individual. Lo más parecido a eso fueron las AFJP, que fueron una estafa. Hablar de ahorro individual remite a algo que no es social, sino a una cuestión que es voluntaria. Se introduce una cuestión crítica en el financiamiento y se dice que se lo va a reformar a partir de un pilar de ahorro individual”.

“Vemos que acá está instalándose esta idea de base ideológica de la meritocracia. Estas teorías son un engaño, porque lo que hace falta es partir del mismo lugar para decir que todos tienen las mismas oportunidades”, analizó García y definió que “hay un vaciamiento de distintas áreas del Estado. Y, en ese sentido, destacó: “Tenemos un caso emblemático, el Conectar Igualdad. Se discontinuó la entrega de netbooks y toda la cuestión de formación. Particularmente tenemos el traspaso de trabajadores ahora de Anses a Educación”.

“En el caso de Anses, la última década fue de entera recuperación del laburo para el organismo. Y esa recuperación tiene que ver con la re-estatización del sistema previsional, de la asignación universal por hijo, de mejoras en las condiciones de trabajo en la Anses. Evidentemente el modelo de Estado y de seguridad social hacen a la mejora de la población, hacen una idea de bienestar social, de igualdad”, afirmó.

UA / GF / RG

Artículos ralacionados