Mauro Sosa | “El sector vitivinícola ya no es rentable y está concentrado”

viñedo

Mauro Sosa, Director Ejecutivo del Centro de Viñateros y Bodegueros del este Mendoza, comentó en Desde el barrio cuál es el panorama de la industria vitivinícola argentina.

Sosa explicó que en el sector “tenemos un problema de hace mucho tiempo relacionado con la rentabilidad. La actividad no es rentable para gran parte del sector hace unos diez años. El grueso del consumo es interno, se consumen unos mil millones de litros anuales, pero el 75% de ese consumo es de vinos básicos, vinos de cuarenta pesos. El resto es un mercado muy pequeño. Y la porción que se consume internamente viene perdiendo terreno frente a otras bebidas, alcohólicas o no. Además, al ser una economía regional de mano de obra intensiva, se ve muy afectada por las variables macroeconómicas. La inflación se suma a costos cada vez más altos, consumos cada vez más bajos y una alta concentración. Por ejemplo, tres bodegas manejan el 70% del mercado interno”.

Acerca de las soluciones posibles Sosa sostuvo que “los acuerdos de regulación tienen que ser revisados o derogados para empezar una política de diversificación más amplia, para generar una producción de vinos destinada al consumo interno teniendo en cuenta las actuales condiciones del mercado. En paralelo tiene que haber una revisión de la posición dominante de las bodegas y los supermercados que oligopolizan el ramo. Necesitamos estabilidad, porque el productor perdió el manejo de sus costos, necesitamos estabilidad en la inflación y control permanente en las cadenas de producción. Supuestamente está en marcha un plan estratégico vitivinícola, pero en los últimos diez años se han perdido unos ochenta establecimientos bodegueros en Mendoza y la superficie de trabajo se ha concentrado junto a la pérdida de más de ocho mil productores desde la década del ’80”.

Finalmente Sosa se refirió a las expectativas del sector para 2017: “Cuando el presidente [Mauricio] Macri anunció la quita de retenciones (con la promesa de) que a partir de eso iba a mejorar la competitividad, tuvimos una esperanza pero la inflación se comió los posibles beneficios. Para este año esperamos una cosecha no mayor a la de 2016, que fue la menor en los últimos 53 años. Los stocks de vino van a llegar ajustados al momento en que salen al mercado, es decir en junio, y vamos siempre atrás de la inflación”.

MG/GF/RG

Comentarios

comentarios

Artículos ralacionados