Atucha III | “Hay despidos y clima de apriete patronal”

Atucha-3

Ernesto Gaete, trabajador de Atucha III, relató en Punto de partida la situación que se vive en la central de energía, donde más de 200 trabajadores recibieron telegramas de despido.

Gaete informó que desde 2016 “despidieron a unas dos mil quinientas personas, y luego tomaron entre mil y mil cien, a través de diversas empresas consultoras de empleo. Este año alrededor de doscientas personas ya recibieron el preaviso de despido. Dicho en otras palabras, se sigue reduciendo el plantel, sigue pasando la guadaña al igual que en todo el país. De alguna manera están jugando con los trabajadores, se les ‘acaricia la espalda’ para calmarlos pero los despidos continúan”.

En relación a la causa por la que se producen las cesantías Gaete contó que “en el campo donde se va a construir Atucha III, que supuestamente está comprado y titulado, hay soja sembrada. Las obras no empezaron y hay mucha gente a la que tienen dando vuelta, sin tarea determinada. No hay avances, se terminan los contratos que estaban vinculados al proyecto, por ejemplo uno entre la NASA y la Comisión Nacional de Energía Atómica. En consecuencia se despide gente y hay mucha intranquilidad”.

Gaete trazó una diferencia clara en cuestiones de política energética de los gobiernos kirchnerista y macrista-radical al explicar que “en el gobierno anterior se terminó Atucha II, y la construcción de Atucha IV era un hecho. Para la cuarta planta de energía se había contratado y capacitado gente, que este gobierno no tiene interés en conservar. Ha privatizado la obra civil y no apunta a que el Estado tenga parte en el asunto. Con la gestión anterior si había alguna pausa en las obras, sabíamos que en el corto plazo se iba a retomar. Esta ola de despidos y esta quietud causa incertidumbre y miedo. La situación laboral de uno es como la Espada de Damocles, pende de un hilo que en cualquier momento se puede cortar”.

Finalmente Gaete denunció que “si los trabajadores intentan reclamar algo, hacer un paro o un quite simbólico de colaboración, las empresas contratistas amenazan con no pagar días, con no volver a Planta Permanente o con no volver a trabajar en Atucha. Se respira cierto aire de apriete”.

MG / GF / RG

Artículos ralacionados