Gabriel Fuks | “El kirchnerismo tiene que ampliar su base en la Ciudad”

Gabriel Fuks 800 por 500

Gabriel Fuks, legislador porteño y dirigente de la Corriente Nacional de la Militancia, fue entrevistado en Radio Gráfica. En el programa Desde el Barrio, dio su visión acerca de la detención de Milagro Sala, la actualidad de la ciudad de Buenos Aires y las elecciones legislativas que se avecinan.

El legislador visitó este fin de semana a la dirigente de la organización barrial Tupac Amaru, quien se encuentra detenida en Jujuy hace más de un año. Fuks reflexionó que “expresar la condena a la situación de Milagro pasa por hacerse presente en el lugar de los hechos. Fui a Jujuy junto a Gustavo Vera, que no es un compañero del peronismo o el kirchnerismo sino de una corriente vinculada al Papa Francisco pero que aceptó mi invitación. La visitamos a ella y las obras de la Túpac Amaru. Aunque el gobernador Gerardo Morales diga lo contrario, se están cerrando y abandonando las escuelas, la famosa pileta y una herrería donde el personal pasó de tener 30 trabajadores a 3 compañeros. También vimos una presencia policial excesiva. Morales sabe que tiene que liberar a Milagro Sala tarde o temprano, que la situación es burda y que la presión internacional crece. Incluso limita la pésima política exterior que intenta este Gobierno. Imagino que Mauricio Macri ya quiere sacarse este clavo de encima y espera que la Corte Suprema le resuelva el problema”.

En cuanto a las políticas impulsadas por el Gobierno de Horacio Rodríguez Larreta en la Ciudad, Fuks señaló que algunas iniciativas “provocan un debate y búsqueda de respuestas, como por ejemplo la urbanización de las villas, la nueva ley de seguridad, el traspaso de la policía y de la justicia. En suma, la lógica de asunción de potestades por parte de la ciudad, con la que uno puede estar de acuerdo en abstracto pero que viene acompañado de una fuerte dosis de marketing e incumplimiento que conviene señalar. En el tema de la Policía coincidimos en que había que terminar con la duplicidad de las dos fuerzas (Metropolitana y Federal). Votamos favorablemente (la creación de la Policía de la Ciudad) trabajando la Ley y discutimos y batallamos para prohibir que la Policía tenga armas letales en una protesta”.

Otra de las iniciativas de esta gestión en materia de seguridad y espacio público es la regulación de los ‘trapitos‘, cuidadores informales de autos en las calles. Al respecto el legislador señaló que  “Diego Santilli dice que pretenden prohibirlos, lo cual es una farsa porque cuando se aplicaron las leyes existentes se descubrió que el principal jefe de los trapitos en Núñez era un comisario de la zona, y cuando la fiscalía presionó con las normas existentes el problema comenzó a resolverse, es decir no hace falta una ley nueva, ya existe un marco regulatorio”.

Fuks también abordó la cuestión de la urbanización de las villas, tema que definió como “un largo proceso que no es mérito de nadie. La oposición en general votó a favor y posiblemente haya un matiz diferente entre la actitud de Rodríguez Larreta y Mauricio Macri. Hay un aumento considerable del presupuesto para vivienda, pero veremos cuánto se ejecuta. También las urbanizaciones son un slogan pero queremos ver qué llevan adentro. Estamos viendo una burbuja inmobiliaria, incluso en el interior de las villas. Casi la mitad de la gente de la Villa 31 son inquilinos y existen actores, especuladores, que son dueños de varias viviendas”.

El último tema local que se tocó fue el de la situación educativa, cuyos conflictos, según Fuks, se enmarcan en “un presupuesto de 170.000 millones de pesos, de modo que los problemas de vacantes no tienen lógica. No se hicieron las escuelas que tenían que cubrir de forma transitoria el aumento de la matrícula, porque la crisis económica está cambiando la tendencia en las inscripciones. Muchos porteños habían sacado de la escuela pública a sus hijos para mandarlos a la privada y ahora ya no pueden sostenerlo, entonces la pública recibe más gente que antes, sin estar en condiciones apropiadas”.

De cara a los comicios de octubre, Fuks analizó que “el Gobierno va a unificar las fechas de las elecciones distritales y nacionales e intentará subsumir su contradicción con Martín Lousteau. Como el Gobierno enfrenta una posibilidad altísima de perder en la provincia de Buenos Aires, necesita un buen resultado en la Ciudad y esto lo garantizaría con Elisa Carrió como candidata, cosa que obligaría a Lousteau a no proyectarse como candidato”.

En cuanto al peronismo sostuvo “a nivel nacional Cristina Fernández de Kirchner tiene una intención de voto muy alta. No es seguro que se presente, aunque yo creo sería una buena decisión. Al mismo tiempo hay tendencias hacia la unidad, pero habrá muchas idas y vueltas hasta junio, que es la fecha límite para presentar las listas. En el interín habrá quienes intentarán oportunistamente hacerle algún favor al Gobierno. Al parecer este será el rol de Florencio Randazzo. Y en la Ciudad el kirchnerismo tiene que ampliar su base de sustentación a través de un proceso de debate y de renovación abierta. Esto lo tiene que ver la sociedad, no solo la militancia, los convencidos”.

Finalmente, el legislador analizó el marzo de movilizaciones y paros en contra de las políticas impulsadas por el Gobierno nacional y entendió que se trata del “final del período de duelo y el paso a la acción del campo nacional. Algunos sectores lo hacen de manera más lenta, como se vio en la marcha de la CGT, otros de manera más vehemente, otros con una lógica de negociación y golpe. Todo es materia de discusión pero el horno común está funcionando y el Gobierno no tiene respuestas, hace ofertas que después no cumple y el ajuste continúa. Es bueno lo que está pasando, y la unidad y la amplitud de lo electoral tienen que estar acompasadas con este proceso de movilización”.

MG/GF/RG

Artículos ralacionados