agosto 17, 2019

Argentina-Israel | Suspendido el partido de la Verguenza

Argentina-Israel |  Suspendido el partido de la Verguenza

Finalmente se suspendió el partido que iban a jugar el próximo sábado, en Jerusalém, los seleccionados de Argentina e Israel. Si bien, aún no hubo un parte oficial de la Asociación del Fútbol Argentino, extra-oficialmente el encuentro fue suspendido por la negativa del Cuerpo Técnico y jugadores de viajar hacia una zona de conflicto.

El partido tiene su historia. Algunos creen que futbolística y se remontan a 1986, cuando en la previa de la Copa del Mundo de México, Argentina goleó 7 a 2 a Israel en Tel Aviv. Este encuentro no era una cábala, una mémora de aquella historia que terminó con vuelta olímpica futbolera. Este partido tenía mucho de geopolítica.

Jerusalén es ciudad santa para tres religiones. Territorio ocupado por Israel desde la creación del estado en 1948. Tierra de check points y libertad restringida para el pueblo palestino, a quien el Estado Israelí niega el derecho a la autodeterminación, garantizada por más de ciento cincuenta países alrededor del mundo. En mayo, Estados Unidos movió su embajada de Tel Aviv hacia Jerusalén, quebrando un protocolo internacional por el cual ninguna delegación internacional podía instalarse en Tierra Santa. Esta decisión desembocó en protestas masivas del pueblo palestino. En un mes, más de cien palestinos han sido asesinados por el Ejercito Israelí tanto en Jerusalem este como en Franja de Gaza, recrudeciendo un conflicto que nació hace cincuenta años, cuando en 1968 Israel ocupó los territorios palestinos, sin olvidar que hace una década Gaza padece un bloqueo inhumano.

Que la Selección Argentina, una de las caras más visibles de nuestro país hacia el mundo, juegue en Jerusalen es una provocación. El alineamiento del Gobierno Argentino con el Estado de Israel llevó adelante este amistoso, con mucho de despropósito.

Desde que se supo que el amistoso se jugaría en Jerusalén, la presión internacional fue inmensa. Camisetas argentinas manchadas de sangre.  ¡Argentina no vayas! el pedido en forma de súplica. La posibilidad de transformarse en cómplices de una ocupación y bloqueo criminal. Demasiado para un país que aún padece en su memoria la Copa del Mundo de 1978, una herida que aún no cicatrizó pasadas cuatro décadas.

Pero en la mañana de hoy, un nuevo actor se sumó al tablero. Desde Vaticano, el Papa Francisco invitó a nuestro seleccionado a la Santa Sede. Una invitación impostergable. En los mentideros de AFA no supieron que hacer. En la calle Viamonte entraron en crisis. En un primer momento, declinaron la invitación papal. La excusa, intragable: Sampaoli no quería perder más días de trabajo. Justo cuando el escándalo de un día de descanso aún resuena en la mente de muchos. Por otra parte, el entrenador había hecho pública su desagrado por el amistoso pautado en Israel y la obligatoria visita al Muro de los Lamentos.

Pasadas las horas, la situación se tornó insostenible: Mauricio Macri y el lobby sionista no tendrán su partido en Jerusalén. La presión internacional hizo efecto. Quedará ahora por resolverse el acuerdo económico, ya que AFA había percibido dos millones de dólares. Gonzalo Higuaín, el jugador más criticado, quién días atrás se negó a fotografiarse junto al Presidente de la República, fue el único futbolista en hablar sobre el tema, y curiosamente, aquí fue preciso: “Creo que al final se pudo hacer lo correcto. Primero está el sentido común”.

Si hacemos la lectura correcta, una batalla más ganada por Francisco. 

CA/GF/RG

Comentarios

comentarios

Artículos ralacionados