agosto 17, 2019

Rusia 2018 | Actitud

Rusia 2018 | Actitud

Por Carlos Aira, enviado de Radio Gráfica en Rusia 2018

Argentina está en los Octavos de Final de la Copa del Mundo. Con Diego al borde del soponcio y Marcos Rojo convirtiendo un gol que quedará en la historia. La noche de San Petersburgo tuvo de todo. Fue tan intensa cómo está Selección Argentina qué, desde que llegó a Rusia, batió el récord de internas en una Copa del Mundo.

El triunfo tiene una explicación muy arraigada en nuestro juego. Cualquier pibe que patea una pelota en un potrero del conurbano bonaerense, Rosario o cualquier rincón de la patria, sabe que tiene que agrandarse en las bravas. Por eso, a nuestros futbolistas, le gusta jugar de visitante. Gritar bien fuerte goles donde otros apenas levantarían el brazo. Es parte de nuestro ADN, con Diego cómo bandera.

Argentina ganó porque tuvo actitud y línea de juego. 4-4-2 sin rebusques. Lionel Messi pidió la presencia de Ever Banega. La sociedad de rosarinos funcionó a la perfección: la Pulga abrió el marcador con una gran habilitación del volante. Lo tuvo Higuain, quien arrastra marcas, se esfuerza, pero lo suyo con el arco rival ya es karmatico cuando viste la camiseta de la Selección.

Pero la gran clave estuvo en el arco. En esto del fútbol hay dos verdades: el fútbol sale de la cabeza a los pies y los equipos se arman de atrás hacia adelante. La actuación de Franco Armani fue magnífica. Lo informamos en los diferentes envíos: el arquero riverplatense era, con diferencia, el mejor en las prácticas. Sampaoli no quiso arriesgarse a hacerlo debutar en una Copa del Mundo. La gaffe de Caballero lo catapultó a la titularidad y no hace falta remarcar la inmensa diferencia de jerarquía. En el momento más álgido de la noche de San Petersburgo, Armani nos regaló una atajada que hacía años no veía: la de Dios, que hizo famosa Hugo Gatti. Armani aguantó el temporal y será un puntal en el futuro de este equipo en Rusia.

Mucho se está hablando del poder delegado por el entrenador. Seamos sensatos: Sampaoli renunció en la conferencia de prensa post Croacia. AFA, en la figura de su presidente Claudio Tapia, tomó la decisión que eligiria cualquier directivo con vestuario: ante la imposibilidad de despedir al entrenador, consensuar el equipo con los referentes del plantel. El pan nuestro de cada domingo. Claro, vivimos una etapa del fútbol donde el poder del entrenador es superlativo. Algunos hablan de la camarilla de los jugadores. Es cierto: los futbolistas más representativos tomaron muy mal los cambios del entrenador en la primera práctica post Islandia. Cómo bien informamos, el ambiente tomó temperatura. Pero el conato de agresión entre dos referentes del Cuerpo Técnico a horas del encuentro con Croacia – con futbolistas observando – más la terrible actuación del equipo Made in Sampaoli ante Croacia, disparó la situación que vivimos: un cuerpo técnico de poder limitado. Y está bien que así sea.

Armani y Messi ya están. Falta que comiencen a contagiarse otros. Francia fue nuestro primer rival mundialista. Un jueves helado de junio de 1930 en la vieja cancha de Pocitos. Volvimos a jugar contra ellos en 1978. La noche del memorable gol de Leopoldo Luque, ignorante de la trágica muerte de su hermano. Borrón y cuenta nueva en Rusia. Actitud y coraje demostraron. Ahora falta el fútbol.

Ah, y los eunucos que durante todo el fin de semana operaron para remover la cúpula de la AFA utilizando un resultado deportivo, que sigan bufando…

Comentarios

comentarios

Artículos ralacionados