noviembre 17, 2018

Barcesat | Estado de derecho, presos políticos y caso Ferreyra

Barcesat | Estado de derecho, presos políticos y caso Ferreyra

El abogado constitucionalista Eduardo Barcesat, que representa al empresario y militante político Gerardo Ferreyra, implicado en la causa de las fotocopias de los cuadernos Gloria y detenido bajo la figura de prisión preventiva por no haberse autoincriminado como corrupto, dialogó en Radio Gráfica sobre la delicada situación que se encuentra el Estado de Derecho en la Argentina.

El letrado expresó que “la prisión preventiva configura una pena anticipada que provoca un agravio mayor, diría, incluso que la sentencia condenatoria, porque la sentencia condenatoria implica que ha habido un debido proceso, dos o tres instancias para resguardar la presunción de inocencia que establece nuestras leyes y que ha tenido todos los ejercicios recursivos frente a un tribunal judicial idóneo y competente. Acá estamos en la situación de que la privación de libertad es por tiempo indeterminado”.

En ese sentido, Barcesat se refirió a la detención del ingeniero Gerardo Ferreyra, donde señaló los “es similar a la de los otros empresarios afectados – por la causa de las fotocopias de los cuadernos Gloria– que se mantuvieron en la verdad de su bien obrar sin prestarse a presiones del juez y del fiscal para incurrir en algún relato ficcional o delación que no se corresponde con la realidad. Bueno ¿qué les han dicho? Les han dicho que no les conceden la excarcelación, pero como todavía no se sabe bien qué es lo que se está investigando ni cuales son las pruebas que pueden acreditar o sostener para disponer el auto de procesamiento, entonces mejor mantenerlos detenidos”.

“Es decir que la ineptitud del obrar jurídico se cobra con la libertad individual de los afectados. Esto es de la más absoluta grosería constitucional y convencional, me refiero a los tratados internacionales de derechos humanos que son parte de la ley suprema de la Nación y -es digno de ser destacado-, ni se invocan ni se aplican en ninguno de los dispositivos que hasta aquí  ha colectado ésta causa absurda”, sostuvo el abogado de Ferreyra.

Consultado sobre la causa por la cual su representado se encuentra detenido, Barcesat sostuvo que “es una causa absurda porque ninguna se inicia como se inició ésta a base de fotocopias que no están y nada se ha hecho para buscar o reconstruir si efectivamente existen, sino que ha sido la metodología para impedir las pericias criminalísticas que establecen la antigüedad del papel y la tinta, y de la pericia grafológica que puede determinar en qué postura, si en momentos distintos, se hicieron las anotaciones o si todo ha sido un dictado de corrido que alguna autoridad, seguramente de los Servicios, le impuso a Centeno para que pudiera armarse esta ficción”.

En ese sentido remarcó lo irregular de la causa al afirmar que “la forma de iniciación fue absolutamente irregular, porque un fiscal cuando toma conocimiento de un hecho posiblemente criminoso y de acción pública, lo que tiene que hacer es ir con una minuta a la mesa de entrada y sortear juzgado y fiscalía, y no arrogarse él quién va ser el juez cómplice que va a llevar adelante el proceso ficcional”.

“Si a esto le agregamos las frases que acreditan que los relatos de los llamados imputados colaboradores han sido obtenidas en base a un apriete de decirles ‘mire, tiene que decir determinadas cosas para que ésta noche duerma en su casa sino hay sortija para todos’, y luego el reconocimiento del fiscal Stornelli de que en lo que hace al arrepentido Julio López no ha consignado en lo escrito todo lo que éste hombre declaró sobre porqué llegó a un acuerdo con él para poner una parte si y otra no. Es decir, acá hubo un encubrimiento del Ministerio Público,  confeso, y nada ha pasado, no se los ha removido de la función pese haber sido recusado reiteradamente por todos los abogados defensores” denunció Barcesat.

Y afirmó “esto se ha hecho de forma tan armada y tan perversa, para impedir la pericia, por que no se puede hacer sobre fotocopias, tiene que hacerse sobre los originales. Entonces, dice Centeno que los originales los quemó. Y bueno, ninguna actividad han hecho para determinar la veracidad del relato. Pero francamente, si el que va a aportar una prueba dice que quemó el original, cualquier juez con un poquito de cabeza se da cuenta de que por algo destruyó los instrumentos originales: es porque estos instrumentos originales son fruto del árbol venenoso”.

OZ/GF/RG

Comentarios

comentarios

Artículos ralacionados