abril 23, 2019

Boca Juniors | El triste ocaso de Carlos Tévez

Boca Juniors |  El triste ocaso de Carlos Tévez

Por Diego Cessario (*)

Hace días, Carlos Tévez concedió una nota donde encendió el ventilador. Sus contradicciones desnudaron a un futbolista que vislumbra un horizonte lleno de nubes en el ocaso de su carrera. No es para menos. Ser Carlos Tévez y no tener minutos en cancha debe doler. Y debió dolerle, aún más, los pocos minutos en las finales más importantes que tuvo el club en su historia. Hay que decirlo: Tévez sintió que le faltaron el respeto a su apellido y trayectoria.

Sin embargo, eso no da derecho – a él ni a nadie – a golpear a quién está en el piso. Algo que seguramente debió aprender en su Fuerte Apache. Pero cuando el mundo está al alcance de la mano, y se lo ha conocido y paladeado, seguramente existan otros códigos que modifiquen conductas originales. O simplemente, mande los viejos códigos al arcón del olvido. Hay que decirlo: Tévez golpeó a Guillermo sin sentido de autocrítica.

Tévez dejó en claro las diferencias tácticas entre Guillermo Barros Schelotto y Gustavo Alfaro. Quizá, el 10 de Boca esté comenzando a perder la memoria, ya que en muchísimas ocasiones, Guillermo armó un 4-2-3-1 para que Tévez pudiera lucirse. Sin embargo, Carlitos nunca tuvo una actuación acorde a su fama, y mucho menos, a la altura que la camiseta de Boca demanda. Ante esa situación, Guillermo optó por sus convicciones: juegan los que están mejor.

El 10 analizó que Boca hacía goles pero no jugaba bien. Que en la nueva era de Alfaro se apuntará a jugar mejor y a generar cierto vistosismo; Agregó que está para jugar, que sólo resta tomar confianza y que el nuevo técnico le brinde la importancia que debió tener la temporada anterior. Si un jugador de la talla de Carlos Tévez necesita mimos o confianza. ¿Dónde quedan parados sus compañeros?

La falta de seguridad de Tévez aumentó con la presencia amenazadora de Mauro Zárate, quién llegó a Boca para darle vuelo futbolístico al equipo. En propias palabras de Carlitos, sabía que el ex-Vélez había llegado para desplazarlo. Si bien no dijo nada, es consciente que Zárate puede dar más que él. No es casualidad que la conferencia de prensa haya sido luego de la igualdad ante Newells. Tévez tuvo un partido opaco, mientras que Zárate fue el revulsivo que necesitó su equipo en la segunda etapa. En la entrevista, Tévez le marcó la cancha a Zárate. Sin embargo, aclaró que no le molesta que un futbolista llegue al club para reemplazarlo…

Los problemas personales de Tévez con Guillermo se hicieron públicos. El 10 adujo que para no entrar en conflicto con el entrenador se comió muchas cosas que en otro club no hubiera tolerado. Dijo haber sufrido faltas de respeto , y a pesar de ello, priorizó a Boca. Es más, declaró que su año en China tuvo mucho que ver con todo esto. Sin embargo, en un rapto de curiosa bipolaridad, Tévez declaró que había limado asperezas con Guillermo y no cree que Barros Schellotto haya tomado malas decisiones al frente del equipo. Es más, para coronar una entrevista desconcertante, declaró que le gustaba el Mellizo como entrenador.

Carlos Tévez es el reflejo de la actualidad de Boca Juniors. Enojo y contradicción, pero sobre todo, confusión. No sólo dentro de la cancha, donde nunca se supo cual era su posición, sino también fuera de ella. No es fácil estar dentro del mundo Boca, y seguramente, ésta sea su última temporada. Ojalá pueda cumplirla con decencia. No sólo por su nombre, sino por el bien de Boca.

Lo mejor que puede hacer Tévez es no hablar más de sus actuales y antiguos compañeros o entrenadores. Menos, luego de la final perdida ante River Plate. A la distancia, quizá sea más claro el mensaje que dejó Guillermo Barros Schellotto en su última conferencia de prensa, cuando se despidió diciendo: “prefiero irme en paz“.

(*) Periodista de Abrí la Cancha – A lo Boca.

Comentarios

comentarios

Artículos ralacionados