julio 19, 2019

Carlos Rozanski | “Hay que replantearse la situación del Poder Judicial”

Carlos Rozanski | “Hay que replantearse la situación del Poder Judicial”

El descubrimiento del accionar ilegal por parte del gobierno nacional contra los jueces que no le responden se debilita semana a semana al descubrirse los vínculos entre funcionarios, periodistas y delincuentes que arman operaciones de prensa.

Carlos Rozanski, ex juez federal y víctima de una de estas operaciones, conversó en el aire de Radio Gráfica con Lucas Molinari, conductor de Punto de partida, acerca de la denuncia que él mismo impulsa contra el Ministro de Justicia Germán Garavano.

Rozanski confirmó que denunció “a Garavano y al juez Luis María Cabral, ex integrante del Consejo de la Magistratura. Yo conocía las reuniones del ministro con Leonardo Fariña y con su abogada, Giselle Robles. Garavano prometió a Fariña que yo no estaría presente en el tribunal que lo iba a juzgar porque me iban a hacer un juicio político. Poco tiempo después el propio gobierno reflotó una denuncia, archivada y absurda, en mi contra. Eso terminó con mi renuncia, tras una reunión que tuvieron conmigo Garavano y Cabral“.

El entrevistado afirmó también que “en parte esperaba que un día todo este armado se conociera porque lo denuncié en su momento. Parecía que no tenía sentido porque el contexto era de enorme impunidad. Ahora es apenas mejor. Antes de renunciar denuncié a ocho miembros del consejo de la magistratura. No imaginé jamás que había una reunión donde el Ministro de Justicia le prometió a un delincuente que iban a sacar a un juez del medio, con maneras indefendibles. Esta gente no tiene como justificar lo que sucedió porque es parte de la mafia gobernante. A tal punto tenían poder para apretar que el juez Cabral estaba enojadísimo conmigo por no renunciar inmediatamente“.

Finalmente Rozanski precisó que “Alejo Ramos Padilla tendrá que citar a Garavano porque hay mucho que explicar. Y todo lo que se explique es imposible de defender. No conozco a la abogada Robles o a Fariña, ni al espía Hugo Barreiro, que fue el primero en declarar que a mí me iban a desplazar. Toda la información está corroborando que la operación existió. Liberaron a Fariña cuando era imposible jurídicamente. La Cámara de Casación había estirado la prisión preventiva. Son operaciones políticas que conocemos, y en este caso hay prueba abundante de una actitud mafiosa. Va a haber que replantearse la situación del Poder Judicial con urgencia, y el rol de los medios de comunicación hegemónicos“.

MG/GF/RG

Comentarios

comentarios

Artículos ralacionados