julio 17, 2019

Gobierno y MercadoLibre | Más que aliados, cómplices

Gobierno y MercadoLibre | Más que aliados, cómplices

Por Paloma Garrido*

Esta semana hubo fuertes declaraciones desde el gobierno contra los sindicalistas que más resistencia le presentan a sus políticas. Las declaraciones del presidente Macri respecto de Pablo Biró, Hugo Moyano y Sergio Palazzo (dirigentes de Pilotos de Líneas Aéreas, Camioneros y trabajadores Bancarios, en ese orden), revisten una seria gravedad, ya que se trata del jefe de Estado señalando como enemigos a quienes tienen el rol de defender los derechos de los trabajadores y trabajadoras.

Estos dichos de Macri sobre Palazzo (“Ese señor Palazzo también es un prepotente, quiere avanzar sobre un sistema que desde la tecnología le mejora la vida a la gente”) responden a una declaración del dirigente gremial, quien afirmó que “va por los trabajadores de MercadoLibre”. Es decir que va a luchar para que esos trabajadores entren al convenio bancario, lo que mejoraría su actual situación laboral.

Ahora bien, ¿por qué el titular de La Bancaria quiere ir por los trabajadores de MercadoLibre? Porque MercadoLibre se ha convertido en una FINTECH. Muy básicamente, las fintech son empresas que proveen servicios financieros novedosos mediante la tecnología y los sistemas. Lo que indica Palazzo es que está ocurriendo una tercerización de numerosas operaciones de carácter financiero, y que se están realizando por fuera de las instituciones bancarias.Tengamos en cuenta que MercadoLibre ya no es sólo una plataforma intermediaria de bienes y servicios – por lo que cobra además comisiones que duplican las de Amazon en EE.UU.-, sino que es también una plataforma de pago (MercadoPago) y actualmente además otorga créditos y financiación (MercadoCrédito). De esta manera entonces, los trabajadores y trabajadoras de MercadoLibre que brindan esos servicios deberían estar bajo el convenio bancario.

El dirigente de La Bancaria sostuvo que “si hace falta, se van a movilizar a Mercado Libre y a todas las empresas que sea necesario” para lograr este objetivo. Estos dichos tuvieron la respuesta inmediata de Marcos Galperín, CEO de Mercadolibre, quien manifestó que repudia “el camino de la violencia verbal y las amenazas que dificultan el desarrollo de la industria en el país”. Es decir, las condiciones laborales dignas para Galperin representan un estorbo para maximizar a toda costa sus ganancias. También deslizó que de progresar este reclamo MercadoLibre podría irse del país. Esta es una constante en las declaraciones del CEO cada vez que los privilegios de su empresa se ven amenazados.

Ahora bien, Galperin tiene quien lo defienda. Y no nos referimos simplemente a las declaraciones de Macri, sino a los dichos del periodista económico Daniel Muchnik, quien cruzó a Palazzo y lo comparó con Jimmy Hoffa (gremialista estadounidense vinculado a la mafia, quien fue desaparecido). “Hay que ponerle límites al matonaje”, dijo. Y agregó: “En Estados Unidos se acabó con Hoffa matándolo”.

Galperin rechaza la cuestión sindical históricamente. En el 2011 la empresa despidió a trabajadores y trabajadoras que se habían presentado para conformar la primera comisión interna en la historia de Mercado Libre. La empresa tenía a la mitad de sus trabajadores en el convenio de Empleados de Comercio, pero no quería aceptar ni la elección gremial ni el aumento pactado por el gremio. La justicia laboral ordenó la reincorporación de las y los despedidos, pero no prosperó la conformación de la comisión interna.

También en marzo de este año protagonizaron un conflicto con Camioneros. Este gremio reclamaba el encuadre de quienes realizarían las tareas en el nuevo centro logístico de la empresa en el Mercado Central. Pero Galperín se negó a acordar con Moyano y acordó que algunos trabajadores entren en el Sindicato de Carga y Descarga. Entonces, ¿qué actitud adopta el gobierno en este contexto? Se ocupa de criminalizar a los sindicalistas que incomodan a su empresario estrella.

Pero no sólo con declaraciones se construyen los privilegios de MercadoLibre. Hay que recordar que MercadoLibre afrontó un reclamo de la AFIP en 2017 por 500 millones de pesos, ya que el ente recaudador había planteado que la empresa no debía acceder a beneficios impositivos y laborales de los que hoy goza a través del Régimen de Promoción de la Industria del Software.

Este régimen beneficia con estabilidad fiscal, con descuentos de hasta el 60% del Impuesto a las Ganancias y con el acceso a un bono para pagar impuestos nacionales que se acredita mensualmente y varía según la cantidad de empleados, a empresas que cumplan con ciertos requisitos.

La AFIP había argumentado que MercadoLibre no hace inversiones en investigación y desarrollo de software, y que tampoco cumple, por lo tanto, con otro requisito de la ley: la exportación de software. De esta manera la empresa no cumpliría con dos de los tres requisitos que establece el régimen de promoción. Sí cumple con el tercer requisito que consiste en certificar calidad.

Ahora bien, pocas horas luego de que se hiciera público este reclamo de la AFIP, el Presidente elogió a la empresa en un discurso y, más tarde, el ex Ministerio de Producción contradijo a la AFIP, dictaminando a favor de MercadoLibre para que continúe recibiendo los beneficios del régimen de promoción de software.

Hace menos de un mes Macri estuvo presente en la inauguración de las nuevas oficinas de MercadoLibre y volvió a destacar a esta empresa como un ejemplo y un modelo a seguir. Por aquellos días también se supo que se implementará una prueba piloto para que ANSES pague beneficios sociales como la AUH a través de billeteras digitales y el primer proveedor en la prueba de esos servicios, claro, sería MercadoPago.

Marcos Galperin devuelve las gentilezas apoyando a este gobierno en cuanta oportunidad se le presenta, y en consonancia con el mismo hace público su deseo de una reforma laboral “como en Brasil”, reforma que aumentó la tercerización y flexibilización laboral en el país vecino, ya que para el empresario “el modelo laboral argentino atrasa 100 años”.

Galperin y el gobierno son aliados en el intento de imponer un modelo de máxima explotación y flexibilización de los trabajadores y trabajadoras. Se apuntalan como mutua garantía de continuidad y profundización de un gobierno que desde el primer día se sentó de los dos lados del mostrador, un gobierno de empresarios para empresarios.

Por eso hoy es fundamental fortalecer los gremios que le han planteado una resistencia real a este gobierno de CEOs, por eso hoy más que nunca, es fundamental que tengamos sindicalistas en las listas.

*Productora de Feas, Sucias y Malas, sábados 10 am por Radio Gráfica.

Comentarios

comentarios

Artículos ralacionados