agosto 23, 2019

Boxeo | “La muerte de Santillán debiera motivar cambios”

Boxeo | “La muerte de Santillán debiera motivar cambios”

Hugo Alfredo Santillán tenía 23 años. Le decían Dinamita. Boxeador, peso Liviano. El 15 de junio pasado peleó en Hamburgo ante el crédito local Artem Harutyunyan. Ir a buscar unos pesos para la familia le costó caro. Perdió por puntos en diez asaltos, recibiendo notable castigo. El sábado 20 de julio pasado, combatió en San Nicolás ante el uruguayo Eduardo Abreu. Luego de diez rounds, no llegó a escuchar el fallo de las tarjetas. Se desvaneció en vivo. Falleció días más tarde.

Su muerte reabrió el debate. Los detractores del boxeo levantan la Enmienda Panzeri de 1960: El boxeo es el homicidio legalizado. Curioso. Los mismos periodistas jamás – pero jamás – investigan los muertos en diversas disciplinas: automovilismo, sky, polo o rugby. ¿Desprecio de clase? ¿Intereses comerciales? ¿ignorancia?

En Abrí la Cancha pidieron una mirada a Leonardo Benatar, relator y periodista de boxeo. Profundo conocedor del deporte.

En diálogo con Carlos Aira, el relator de Direct Tv expresó: “El boxeo es el deporte más noble que existe, pero la muerte de Hugo Santillán fue muy dura. Esta situación debiera servir para revisar cuestiones relacionadas con las peleas. El reglamento FAB habilita a combatir un mes después de una derrota por knock out, pero también impide que el boxeador haga sparring y gimnasio. Pero si perdés por puntos, estás habilitado a los doce días del combate“.

“Santillán fue a pelear a Alemania. Perdió 100 a 88. Todos los rounds con dos cuentas de protección. Lo que tendría que hacer la FAB es revisar todos los videos. Saber si tal boxeador fue muy golpeado cuando salió de país. Si hubieran parado a Santillán sesenta días, cancelando su licencia, su muerte tal vez hubiera sido algo fortuito, pero no negligencia por no haber hecho las cosas como se debía“.

Recordó: “Hace días me tocó relatar a un boxeador boliviano que recibió un castigo infernal. Terrible. Ese boxeador aguantó de pie hasta el final de la pelea y está habilitado a pelear la semana próxima. Eso es lo que tenemos que cambiar“.

“Analizamos estas situaciones a través de las derrotas, pero nunca nos fijamos en las victorias. Porque los boxeadores que ganan también pueden recibir mucho castigo. Creo que es momento que comience a fiscalizarse de otra manera

Otro tema sensible es el económico. La inmensa mayoría de los boxeadores argentinos suben al ring por la bolsa, con necesidad de combatir la mayor cantidad de combates posibles.

Benatar analizó: “Nuestros boxeadores tienen necesidad de combatir permanentemente. A veces en el exterior, como carne de cañón, engrosando el récord de los créditos locales. En el ámbito local, dependiendo la figura, un fondista cobra setenta u ochenta mil pesos. Un preliminar cobra tres mil pesos por round. Esto quiere decir, que si está programado a un combate de cuatro asaltos, cobra doce mil pesos. De allí, tienen que pagarle el 25% a su rincón. En definitiva, el boxeador cobra muy poco dinero

“El boxeo no es un deporte para cualquiera. No se juega al boxeo. No es fútbol o voley. Los boxeadores son los tipos más nobles que existen en la vida. Pero muy mal pagos salvo las mega estrellas. Siquiera el boxeo femenino, donde las mitad de las campeonas mundiales son argentinas, cobran un dinero respetable“, expresó Leonardo Benatar en Radio Gráfica.

Finalmente, Leonardo Benatar fustigó la enmienda del homicidio legalizado: “Fue un ensañamiento de Dante Panzeri. ¿Cuantos muertos hay en los deportes de alto riesgo?”

CA/GF/RG

Comentarios

comentarios

Artículos ralacionados